jueves, 29 de septiembre de 2011

Una joya neo-mudejar


PARROQUIA DE SAN BENITO


Interior

La antigua iglesia estaba situada junto al Palacio de los Guzmanes,  y  fue  trasladada junto  con sus obras de arte y el púlpito del siglo XIX  a su ubicación actual.Fue construida en el primer cuarto del siglo XX, por el arquitecto D.Gabriel Lupiañez Gely. Consta de tres naves separadas por pilares, cubiertas por estructura de madera, la central con artesonado.Situada  encima del retablo apreciamos una cúpula sobre  falsas pechinas, y a un agua las naves laterales.Tiene testero plano, sus soportes son pilares cuadrangulares y la solería renovada
recientemente, es de mármol. En el exterior tiene un solo pórtico
 en la fachada y rematada por una espadaña con campanario.
  La Pila bautismal tiene una inscripción en el pedestal, con fecha de uno de noviembre de 1605, también tiene resto de anclajes de hierro incrustado en los bordes y una pileta pequeña en su interior.
La Iglesia, pese a su reciente construcción  puede incluirse en el estilo de los templos neo-mudéjares.A la derecha del muro exterior destaca un chapitel piramidal truncado de cuatro niveles concéntricos rematado por
una pequeña esfera. 
San Benito
Es digno de destacarse la figura del crucificado que preside el altar mayor, obra de Francisco de  Ocampo del año 1620, siglo XVII. La Virgen de Gracia, es talla del siglo XIX. El Niño Jesús está atribuido a la escuela de Martínez Montañés. Un pequeño Cristo crucificado   de pasta con cuatro clavos de gran perfección del siglo XVI, también una imagen del XIX de Santo Domingo de Guzmán fundador del rito del Rosario, que nació en 1170 en Caleruega, Reino de Castilla, según los historiadores fue regalo de María para ayudarle en su trabajo de conversión. También se encuentra una imagen de S. Roque, santo patrón de los animales domesticos, cuenta la historia que habría nacido por el año 1300 en la ciudad francesa de Montpellier y cuentan que enfermó de peste al asistir y curar a los enfermos  decidió retirarse a la montaña donde la única visita que tenía era la de un perro, que lamiéndole sus heridas se las curó. La imagen que se encuentra en la iglesia, posiblemente es del siglo XIX. Y también una imagen de San Benito, patrón del municipio, tallado en el siglo XIX  de autor desconocido con una curiosidad interesante que es el tamaño desmesurado de sus manos.
Crucificado de Fco de Ocampo
  Cuelgan de sus muros cuadros muy interesantes del siglo XVII correspondientes a la Escuela Sevillana,
La Virgen del Rosario se venera en una capilla inspirada en el Barroco, custodiado por cuatro angelitos de madera tallada y policromada; se le da culto el 7 de octubre y procesionaba a mediados de julio al finalizar la fiesta del pueblo.
Las campanas fueron fundidas el año 1928 en la fundición de Constantino de Linares Ortiz, proveedor de la Casa Real. Llevan los nombres de los siguientes Santos: San Fernando, Santa Ana y San Joaquín, nombres de los padres de la Virgen y del tercer Conde de Castilleja de Guzmán.
La  Iglesia fue inaugurada en enero de 1928. A pesar de hallarnos lejos de la época mudéjar, al contemplar este hermoso templo se percibe su influjo en varios detalles como las artesas       del techo de madera y en los arcos apuntados.
Virgen del Rosario
Virgen de Gracia
  En 1925, el término  municipal de  Castilleja de Guzmán poseía ciento noventa y dos hectáreas de superficie, tenia doscientos nueve habitantes censados y el párroco se llamaba D. Andrés Guillén Morales.








Autor/a
Mª del Carmen Gómez Carrasco y Fco. J. Vera Usabal

Fuente: Andalucía turismo y Evaristo Ortega Santos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada